¡SI NOS TOCAN A UN@, NOS TOCAN A TOD@S!

20170225_131244.jpg

Eumelia de la Cruz, Mely es una profesora de la Escuela Pública de la especialidad de Francés en Escuelas Oficiales de Idiomas de la Comunidad de Madrid. Interina, con más de 25 años de experiencia, querida y valorada por su alumnado, solidaria y buena persona, trabajadora concienciada y luchadora, siempre participando en los claustros con su punto de vista crítico. Como afiliada al sindicato SUT  y activista en la Plataforma de Interin@s de Madrid, ha participado en las luchas de la Marea Verde tras los recortes con la excusa de la crisis, protagonizando una de sus victorias en los tribunales, al ganar el Recurso Contencioso-Administrativo y serle reconocido por primera vez el derecho al cobro de los meses de julio y de agosto del curso de 2012/ 2013 (cuando l@s profesores/as interin@s eran despedid@s el 30 de junio).

En el mes de diciembre de 2016, Mely recibió la noticia de apertura de un expediente disciplinario acusándola de falta grave de “desobediencia” durante el curso anterior, el 2014/15, cuando la profesora trabajaba en la EOI de Collado Villalba.

Ese curso, Mely, que recibió la orden de realizar las pruebas de evaluación para el mes de septiembre, alegó ante la Dirección y el Claustro del centro, mediante recurso de alzada sin respuesta a la DAT de Madrid Oeste, y posteriormente a través de un recurso Contencioso Administrativo (cuyo juicio tendrá lugar en diciembre de este año), que al ser interina y por tanto, despedida el 30 de junio, no podía realizar un trabajo para  meses después de estar en el paro y sin ser emunerada, cuestión absolutamente prohibida en la función pública. Además, que su elaboración debería corresponder al profesorado que después se encargara de su ejecución y corrección. En sus alegaciones exponía también que, en al menos dos EOI anteriores, no se le había pedido la preparación de estas pruebas, encargándose de ello el Departamento, como ocurre en Secundaria. De nuevo Mely luchaba por sus derechos como trabajadora, profesora interina de la Educación Pública, en un contexto de nueva deriva represiva al amparo de la llamada Ley Mordaza, que atacaba la libertad de expresión de periodistas, trabajadores/as del mundo de la cultura y personas que participaban en legítimas manifestaciones por sus derechos democráticos.

Hay que recordar que los expedientes no se abren sin el consentimiento de la Dirección de un centro y que éste de Villalba en concreto, con el apoyo de la Asociación de Directores/as de Escuelas Oficiales de Idiomas, al igual que hiciera después la Inspección que tramitó el expediente disciplinario, se amparaban en todo momento en una razón supuestamente objetiva: la de haber mostrado “desobediencia” a la elaboración de estas pruebas. Este expediente podría suponerle hasta tres años de suspensión de empleo y sueldo.

El grupo de apoyo a Mely recogió firmas y realizó una concentración frente a la sede de la Comunidad de Madrid pidiendo la retirada del expediente, así como el reconocimiento de los derechos de l@s profesores interin@s, entre ellos, el de realizar las tareas que les corresponden por la duración de su contrato.

Casi a final de curso, la Inspección hacía su propuesta sancionadora, una semana de suspensión de empleo y sueldo, que fue ratificada a principio del mes de julio por la Directora General de Recursos Humanos de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid. De nuevo el principio de jerarquía, entre otras razones, por el cual un/a funcionari@ no puede negarse a cumplir las órdenes de sus superiores jerárquicos independientemente de sus opiniones, servía a la la Administración para justificar esta sanción. Pero ella no se había negado caprichosamente o por pereza a cumplir una orden de la Dirección de la EOI, sino planteado su discrepancia a la orden de forma argumentada, respetuosa, pública y correctamente, a todas las instancias que ha podido; y tal como decía el grupo de apoyo a esta profesora, desde el 23F en el estado Español, no hay obligación a obedecer leyes injustas.

Lo más importante es que Mely podrá respirar más aliviada al saber que no será sancionada por tres años, y seguro que con su grupo de apoyo y su sindicato, recurrirá esta sanción y hará valer sus derechos en el juicio del mes de diciembre. Gracias a la tenacidad de personas como ella (junto a la de much@s trabajadores/as anónim@s, AMPAS, plataformas, colectivos, asociaciones, organizaciones sindicales y políticas), la Educación Pública resiste en la Comunidad de Madrid al modelo privatizador del Partido Popular, y alguno de los derechos suprimidos por su gobierno se ha visto de nuevo restaurado, como el cobro del verano, a partir del presente, para l@s interin@s que hayan trabajado al menos 9 meses.

¿No se debería ganar Mely nuestra solidaridad por haber conseguido sentar jurisprudencia en el cobro de uno de los veranos anteriormente robados? Seamos interin@s, funcionari@s de carrera, maestr@s, de Secundaria o de EOIs… No afiliad@s, sindicad@s de cualquier corriente… Alumnado, familias, personal no docente, docente… Recientemente se reconocía a otro funcionario de la CAM el cobro nada más y nada menos de esos tres veranos. ¡Bravo! Por justicia, deberían ser devueltos a tod@s, y estas luchas, que necesitan esfuerzo y perseverancia, nos sirven de avanzada; como mínimo merecen nuestro respeto y agradecimiento.

Aunque lo niegue, la Comunidad de Madrid reprime con este expediente a la profesora que, curiosamente justo ese mismo curso, había ganado el recurso que planteaba la Consejería de Educación al Tribunal de Justicia de Madrid por el cobro de ese verano. La consideración de falta grave por desobediencia y la sanción impuesta, aunque se quiera lavar las manos en la propuesta de la Inspección, es responsabilidad última suya, y muestra una reacción desproporcionada por parte de quien ahora quiere atribuirse un talante dialogante con la Comunidad Educativa. Solamente confirma su autoritarismo y carácter represivo ante l@s trabajadores/as molest@s a su cargo.

No vamos a pedir al lobo que cuide de las ovejas, ¿pero no deberíamos contar con la solidaridad y altura de miras de las Direcciones de los centros públicos antes de abrir  un expediente contra personas que luchan por sus derechos?, ¿acaso el miedo a la discrepancia o la objeción a una orden debe poder más que la solidaridad entre el colectivo de trabajadores/as que tod@s formamos?

Por coherencia, la Educación Pública madrileña en su conjunto, puede hacer honor a esa frase que coreamos en la calle, “¡Si nos tocan a un@, nos tocan a tod@s!” y mostrar, desde los centros, a nivel individual y como organizaciones, que Mely no está sola, que su lucha es la de tod@s y que cuenta con nuestro apoyo.

maestrosdepurados.wordpress.com

Agosto 2017

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

One Response to ¡SI NOS TOCAN A UN@, NOS TOCAN A TOD@S!

  1. Sara B says:

    Gracias a Mely por su fuerza y por ser una luchadora nata (y una gran profesora).
    Gracias, Javi: qué importante es contarlo y difundirlo.
    Es increíble que el sentido común deba ser peleado…
    Sara B.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s