Las familias del Arcipreste de Hita y l@s trabajadores/as de Coca Cola resisten

DSCN6912

Más de 70 días de encierro en el colegio Arcipreste de Hita y las familias siguen demostrando que su lucha continúa. Hoy 2 de septiembre, a las 10 de la mañana, han sacado la escuela a la mismísima Puerta del Sol madrileña, frente a la sede de la Comunidad de Madrid. Allí estaban las familias y sus hij@s, detrás de la pancarta de cabecera y todavía sin plaza en el colegio, para volver a pedir a la Comunidad de Madrid, y en particular, a su Consejera de Educación, Lucía Figar que les reciba. Su demanda, la reapertura de una segunda aula de 3 años del colegio, considerando la existencia de demanda suficiente en el presente curso, 44 plazas en total. Después de tantos días de lucha, tienen el ánimo de sacar su protesta a la capital, para visibilizarla e interpelar a la sociedad y a nuestros gobernantes.

La administración educativa, en este caso la DAT Sur, les sigue respondiendo que pueden escoger otro colegio, privado (que no faltan alrededor) o público (cambiando de barrio), pero que de abrir el aula cerrada, ni hablar. Les enviaron una carta citándoles a principios de septiembre, familia por familia para estudiar cada caso concreto, en lugar de darles una respuesta colectiva como ellas demandaban. En cambio, una vez allí presentes, se encuentran con un funcionario subalterno, ni siquiera con un inspector, que les expone que solo se tratarán los casos del alumnado con problemas de idioma; pero éste no es su problema. Esa misma negativa, la mantiene el Gobierno del PP y la Consejería de Educación de Madrid, responsables políticos últimos, mientras hacen propaganda del comienzo de curso.

Por su parte, a la vuelta de las vacaciones de verano, l@s maestr@s del Arcipreste han sido recibid@s por estas familias ejemplares, que encerrad@s desde junio, defienden el derecho a escolarizar a sus hij@s en el colegio que libremente han escogido, pero a la vez, también están defendiendo la supervivencia de un colegio público, que en pocos años y con una sola línea en 3 años, puede quedar herido de muerte. Y por qué no decirlo claramente, defienden también sus puestos de trabajo: si cierran el colegio, ¿no te desplazarán a otro centro? Quizás los argumentos que “nos tocan” te hacen reaccionar, cuando no protestamos porque “le tocan” al otro. La reacción se materializa de momento, en una huelga de educadores/as del colegio al principio de curso, por horas, con el apoyo de un sindicato de enseñanza.

¿Y el resto de la comunidad educativa? ¿Acaso no somos toda la ciudadanía madrileña, esa comunidad que debería movilizarse con estas familias por defender su justa demanda? El argumento es ya conocido: la defensa de la enseñanza pública de tod@s para tod@s, pasa por movilizarse por cada causa concreta, cada colegio que defiende un aula legítimamente, porque están desmantelando la pública para beneficio de la privada. Los altísimos porcentajes de matriculación de la Comunidad de Madrid en la educación privada, no son fruto simplemente de la “libertad de elección de centro” de la que hace gala el Gobierno regional, sino de una clara política de regalos a sus afines en forma de subvenciones a centros privados católicos, regalos de suelo público para su construcción, o desviación del alumnado a la privada, como en este colegio de Fuenlabrada.

Entonces, reaccionemos la marea verde apoyando esta lucha. Nada mejor para enterarse que preguntar a estas familias, siempre disponibles y acogedoras, que permanecen en el colegio, defendiéndolo ahora que su titularidad ha cambiado, con el comienzo de curso, del Ayuntamiento de Fuenlabrada, a la Comunidad de Madrid, también de manos diferentes. Luego nos lo tendremos que contar; centro a centro, desde la infantil a la universidad, alumnado, familias y educadores/as, en las organizaciones que defienden nuestros derechos como ciudadan@s, asamblea en asamblea, y apoyar su movilización y plantear acciones colectivas, que son las que más repercusión tienen. Debería ser ya, es urgente, porque el curso comienza y estas familias tendrían que estar en el Arcipreste desde el primer día. Recordemos que llevan encerradas desde finales de junio.

Entre las decenas de personas presentes en la puerta del Sol, también venidas de otros puntos de Madrid, estaban l@s trabajadores/as de Coca Cola de Fuenlabrada, con su lucha sindical en marcha y también necesitada de la complicidad de toda esa comunidad ciudadana. La empresa no ha acatado todavía las readmisiones que los tribunales le exigen al declarar ilegales los ERE, y gasta más en oponerse a la sentencia que en mantener sus puestos de trabajo. Por la mañana apoyaban a las familias del colegio, y por la tarde, reivindicarían la justicia para con ell@s alrededor del mismo escenario del centro de Madrid.

La solidaridad funciona, se oía el “Sí se puede” en la Puerta del Sol, y el colegio Arcipreste y los trabajadores de Coca Cola, dos colectivos vecinos del barrio de Fuenlabrada y del resto de tod@s los madrileñ@s, nos demuestran que la resistencia es el camino que nos permite cada día mantener la dignidad y la esperanza.

Ojala llegue pronto ese día en que celebremos con los padres y madres del Arcipreste, su bienvenida a un colegio que ya han hecho suyo, y la readmisión de tod@s l@s trabajadores/as de Coca Cola en una empresa que ell@s han levantado con tantos años de esfuerzo. Sus victorias también serán las de otras tantas luchas ciudadanas.

Solidaridad con Alfon.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s